Los Elegidos 2017: Ariel Rodriguez

Trabajan por aquello que creen, transforman realidades es inspiran, siempre con un ingrediente fundamental: la pasión. Hombres de grandes ideas y grandes sueños, que se arriesgan y se entregan al 100 % a lo que hacen. Estos son nuestros elegidos.

Por Patricia Luján Arévalos | Fotografía de Gloria Ferrés

Más que un decorador, Ariel es un diseñador de experiencias y un perfeccionista en todos los detalles. Su sentido estético lo hizo reconocido nacional e internacionalmente, un premio a sus más de 20 años de incansable trabajo por brindar a sus clientes el mejor escenario para los momentos más importantes de sus vidas.

¿Qué te llamó al mundo de la decoración?

Estudié arquitectura, pero luego descubrí que mi verdadera vocación es la de dar forma a los sueños de las personas en los momentos más importantes de sus vidas. Comencé decorando, pero luego desarrollé el camino creativo con paso por televisión, teatro, revistas, conciertos y hoy día soy diseñador con especialización en bridal arts y eventos especiales.

Diseño y cuido todos los detalles de una esta única donde los afectos, la belleza, la luz, el color y la tecnología se unen para transportarnos a un espacio diferente, creado desde la perspectiva de una obra de arte. La música, la pintura, la escultura, la arquitectura, la danza y la poesía son mis aliados.

¿Cómo definirías tu estilo?

Adoro aggiornar los estilos clásicos más exquisitos con la vanguardia extrema. ¡El touch que nunca falta son los cristales! Soy un enamorado de Baccarat y el cristal D’Arques. Ahí está mi impronta registrada: en esos elementos que se suman a las intervenciones haciendo resurgir el mejor high style de todas las épocas, creando nuevos caminos y nuevas formas de expresión.

Puedo hacer desde algo muy básico a lo muy elaborado, solo me opongo a los eventos al aire libre por razones climáticas en Paraguay.

¿Cómo te mantenés actualizado?

Uno se mantiene actualizado cuando podés leer la moda, entenderla, comprender la cultura que imparten los grandes diseñadores en cada presentación de temporada. cada seis meses se da la apertura a un mundo de nuevas experiencias y sensaciones.

¿Cuál es el mayor desafío para un decorador en el mercado paraguayo?

Son la armonía y la proporción, además estar sujeto a disponibilidad de materiales en el mercado para que el proceso creativo fluya.

¿Por qué creés que te eligen tus clientes?

Sin lugar a dudas, por la carrera hecha a lo largo de 20 años donde el talento, factor humano, mucho amor al arte, a los sueños, la experiencia y el respeto hacen un gran diferencial.

¿Qué planes tenés para el futuro?

De carácter internacional, las bodas y celebraciones de destino, como las pedidas de mano o cumpleaños en lugares icónicos en el mundo. Estoy desarrollando una master class sobre el arte de ambientar un encuentro público y un proyecto de acción social para enseñar el arte de reciclar, dirigido a cooperativas. Igualmente, el mismo formato, pero de Navidad para amas de casa.

Deja un comentario